viernes, marzo 17, 2006

Mecharon Droja en el colacao: el imborrable testimonio de Jose Toxeiro

El programa Código Uno no será recordado porque lo presentaba el hoy escritor de éxito Arturo Pérez Reverte, ni porque tenía como colaborador a un desenfadado Manuel Giménez, hoy presentador de televisión en horario geriátrico, y entonces calificador de protagonistas con términos como "pringao" o "lila". Será recordado por la inolvidable intervención de José Tojeiro (víctima).

Su descripción de las prespitutas que "hacían la prespitación pero no por prespitación sino por robar" (es decir, que no eran putas por amor al arte) es una cumbre inconstestada del audiovisual español, y un corte de realidad que no se puede olvidar con facilidad.

Este hombre un día descubrió que el dinero que guardaba en la falda de una muñeca (gran lugar antirrobo, nunca vigilado en las películas de ramo) había desaparecido, y denunció a su mujer. Unos días después pensó que tal vez habían sido las prostitutas que ocasionalmente invitaba a su casa a actividades que, como el propio tojeiro nos indica con los ojos, sucedían en la cama. Una pelirroja pelolargo.

Tal vez el momento más sublime viene cuando ese hombre confiesa que, en plena acción con las prostitutas, les pide, no que le traigan un combinado o un recio coñac, sino que le preparen un colacao. Un desayuno-y-merienda que, a posteriori, Tojeiro valora que podría haber contenido droja, porque ese día "durmió muchas horas, nunca dormí mas".

Este video ha sido conservado con amor durante años en la admirable web toxeiro.com que presente joyas imprescindible como el atestado (en el que se ve cuál es la ortografía Toxeiro de la palabra prestitutas), o el admirable croquis con el que toxeiro ilustró el robo.

El candor de la orgía del cacao soluble y del perfil de persona que antes denuncia a su esposa que a las prostitutas que invita a su domicilio, apuntalan este testimonio que sólo podemos calificar de imprescindible.



Links to this post:

Crear un enlace

<< Home

Powered by Blogger